Se acercan las fiestas, y con ellas la pirotecnia

Pocos espectáculos como el que ofrece la pirotecnia producen tan desencontradas sensaciones; estas, por un lado, representan no más que un mero entretenimiento; pero, ¿qué pasa con el resto?

Poco se conoce o, lo que es más, poco es nuestro interés acerca de los efectos adversos que este fenómeno desencadena. Como en la mayor parte de la actividad humana, en esta que reaparece cada fin de año, los animales son los principales afectados. Pero, ¿cómo?, o, ¿en qué medida?

1. La fobia a los ruidos fuertes

El miedo es una respuesta emocional que aparece cuando el individuo se enfrenta a un estímulo o a una situación amenazante, constituyendo un mecanismo de adaptación o supervivencia ante situaciones que podrían llegar a resultar peligrosas. Se trata, pues, de una respuesta normal y adaptativa que conlleva cambios tanto fisiológicos como conductuales. Ahora bien, para que el miedo resulte adaptativo debe aparecer únicamente en circunstancias verdaderamente peligrosas o amenazantes para la seguridad del animal. Si la respuesta de miedo es desproporcionada (ya sea en duración, intensidad o en ambas a la vez) frente al estímulo o situación que es percibido por el individuo como peligrosa, pasamos a hablar de una fobia. La respuesta fóbica no es normal ni adaptativa; por definición interfiere con el normal funcionamiento y supone un serio problema para el bienestar del animal (1).

La fobia más frecuente en perros es, muy probablemente, la fobia a ruidos fuertes, tales como los truenos o los sonidos producidos por la explosión de petardos o similares. Es importante señalar que una de las características de las fobias, es que son procesos incrementales, es decir, responden a mecanismos de sensibilización en los que la respuesta del animal frente al estímulo que desencadenan éstas, cuando éste se presenta de forma repetida, es cada vez más intensa, es decir, no responde a un proceso de habituación normal. Esto constituye uno de los factores más importantes implicados en el desarrollo de las fobias a ruidos fuertes (1).

Así lo reconoce la British Small Animal Asociation (BSAVA), que indica que las reacciones de temor a los ruidos fuertes, tales como truenos y fuegos artificiales, son comunes en los perros y probablemente constituyen un problema en muchos otros animales, y que una proporción significativa de estos individuos se verán sensibilizados, es decir, que su respuesta aumentará con la exposición repetida (2).

La fobia de los animales de compañía a los fuegos artificiales está bien documentada por las personas que conviven con ellos. No se conocen muy bien las razones de por qué algunos perros sí y otros no sufren con los petardos, pero se barajan patrones adquiridos (los perros de caza, por ejemplo, se acostumbran a los ruidos fuertes por las detonaciones de las escopetas) (1).

La investigadora veterinaria Jessica Perry Hekman, particularmente interesada en la respuesta al estrés en los animales, ha profundizado en la psiquiatría que subyace en el miedo a los ruidos fuertes en los perros. Ella, sin embargo, señala que la fobia al ruido sí que podría tener algún componente genético (algunas razas como border collie parecen tener más predisposición) y que está a menudo asociada con la ansiedad por separación, sugiriendo que puede existir algún desorden de ansiedad subyacente. También indica que es probable que comience alrededor de un año de edad y aumente rápidamente, siendo peor cada vez que el animal entre en contacto con el estímulo (3).

El doctor Gregory Berns, neurobiólogo especializado en el comportamiento canino, al preguntarle por qué la pirotecnia resulta tan dañina para los perros, señala que éstos no tienen la capacidad de racionalizar su ansiedad y puede que sufran una forma más profunda e intensa de terror, similar al estrés post traumático en seres humanos, un trastorno notoriamente difícil de tratar (3).

En cualquier caso, parece constatarse que este trastorno es, por desgracia, bastante frecuente en la especie canina. Un ensayo llevado a cabo en la Universidad de Bristol (4) concluye que aproximadamente la mitad de los perros urbanos sufre alguno de los síntomas relacionados con las explosiones de petardos, y señala que los perros mayores son más propensos a mostrar un comportamiento temeroso en respuesta a ruidos que los perros más jóvenes. También destaca que los estímulos que se producen de manera impredecible, intermitente y de alta intensidad, tales como fuegos artificiales, son más propensos a inducir una fobia que los que ocurren a una menor intensidad y / o con mayor frecuencia y previsibilidad. Un estudio más amplio de la Universidad de Oslo (5) señala que aproximadamente un 23% de los perros analizados reportaba miedo a los ruidos, y que los petardos y fuegos artificiales son los principales causantes del terror, por delante de otros ruidos fuertes como los disparos, los truenos de las tormentas y el ruido del tráfico. También determinó, tal y como apuntaba el estudio de la Universidad de Bristol, que existía una tendencia significativa de aumento de este miedo conforme la edad de los animales era más avanzada.

El científico del comportamiento canino Ragen T.S. McGowan (6) apunta a la enorme agudeza auditiva de los perros como una de las causas que provocan que, para ellos, el estruendo de la pirotecnia sea una experiencia más intensa que para los seres humanos. Añade, además, que los fuegos artificiales también producen un olor característico al que los perros pueden ser sensibles. Para estos animales la pirotecnia no constituye la misma experiencia que las tormentas, ya que éstas vienen acompañadas de muchas señales de advertencia, como cambios en la presión barométrica y vientos fuertes, por lo que los perros pueden percibirlas de manera anticipada. Los fuegos artificiales, por el contrario, son repentinos y ocurren con menos frecuencia que las tormentas eléctricas, por ello les provocan más intimidación.

2. Consecuencias físicas y emocionales

La reacción particular de cada animal a los ruidos varía entre individuos (2). La respuesta de los perros durante una situación negativa asociada a ruidos fuertes puede manifestarse desde una leve intranquilidad hasta un estado de ansiedad intensa (7).

Los signos que con más frecuencia se pueden observar en un perro son el congelamiento o paralización (freezing), las conductas de evitación activa (como los intentos incontrolados de escape y de esconderse), temblores y taquipnea (jadeos continuos). Además de estos síntomas, el animal también puede presentar salivación, taquicardia, vocalizaciones intensas, micción o defecación (1) así como piloerección, postura “encogida” con los miembros flexionados, orejas hacia atrás y rabo entre las patas (8). Otros comportamientos frecuentemente asociados a esta respuesta son destrucción, actividad aumentada, estado de alerta y trastornos gastrointestinales (7)

Durante los fuegos artificiales, el perro puede experimentar una oleada de epinefrina (adrenalina) y un aumento de las hormonas del estrés. (6). Esto último fue corroborado por un estudio realizado en 2016 (9), que mostró que como respuesta al estímulo sonoro se produce en los perros un aumento significativo de cortisol y un marcado desequilibrio nervioso con predominio del sistema simpático.

En los gatos los signos pasan más desapercibidos: en general tratan de ocultarse o escapar (7); otras veces pueden correr detrás de los explosivos, pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse (10).

Algunas de estas respuestas pueden ser graves, y los animales pueden estar en peligro tanto durante el tiempo de exposición al ruido como durante un período prolongado después (2). Se han descrito casos de animales muertos por fallo cardiaco (11).

Louise Thompson, acreditada consultora en comportamiento animal (12), determina que el uso de fuegos artificiales cerca de animales es cruel e inhumano, tal y como se desprende de las investigaciones realizadas sobre el tema, ya que produce un pánico ciego en algunos animales que puede conducir a lesiones graves, temores profundos, debilitantes o incluso la muerte. Esto es, en parte, porque los eventos no duran lo suficiente para que éstos se acostumbren a las explosiones. Incluso los perros guía –añade esta autora- que están bien entrenados y preparados para saber reaccionar adecuadamente ante todo tipo de estímulos, a veces quedan tan aterrorizados por las explosiones que sufren graves dificultades emocionales y son incapaces de ayudar a sus responsables (12).

3. Incidentes y lesiones provocados por huidas descontroladas

En los animales con fobia a los ruidos fuertes la pirotecnia provoca confusión, ansiedad y miedo (12), que da lugar a un comportamiento incontrolado (1). Si se asustan por la calle, algunos perros intentan regresar a casa o al coche, otros se bloquean y no quieren caminar, otros simplemente tratan de escapar sin una orientación evidente, con el peligro que esto conlleva (1). Los que se encuentran en casa pueden buscar frenéticamente un escondite donde sea, o intentar desesperadamente escapar para huir de las detonaciones (12) o reunirse con la persona a la que tienen más apego, hasta el punto de provocar daños en el domicilio para conseguir salir de él si fuera necesario (8).

Invariablemente, cuando las comunidades realizan celebraciones utilizando estos artefactos, los refugios locales y otras organizaciones de protección animal se ven abrumados por la cantidad de avisos de animales perdidos o callejeros e informes de lesiones y traumatismos en algunos de ellos. Muchos animales heridos o aterrorizados huyen de sus hogares para escapar del traumatizante estruendo de los fuegos artificiales, algunos se lesionan al intentar salir por ventanas y vallados, son atropellados por automóviles y acaban heridos o mutilados, mientras que otros nunca son recuperados vivos (13, 14). La American Society for the Prevention of Cruelty to Animals® (ASPCA®) ASPCA, la principal y más longeva asociación por los derechos de los animales de Estados Unidos, advierte de que los petardos y las tormentas provocan cerca del 20% de los casos de animales extraviados (15).

La organización británica RSPCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals) ha estado a la vanguardia de una campaña para reducir la disponibilidad y el nivel de ruido de los fuegos artificiales. En una encuesta realizada por la RSCPA a veterinarios en Inglaterra y Gales en 2001, 4825 animales fueron tratados por lesiones relacionadas con fuegos artificiales y/o necesitaron sedantes porque estaban muy asustados por los fuertes estallidos y destellos. El estudio concluyó que la prevalencia de respuestas de miedo a los fuegos artificiales es probablemente mucho mayor que esa cifra, ya que los propietarios tienden más a visitar al veterinario por lesiones físicas que por problemas psicológicos en su animal de compañía (4).

4. Daños por quemaduras, lesiones oculares y auditivas

Los animales que están demasiado cerca de los fuegos artificiales a menudo sufren quemaduras significativas y lesiones oculares (12).

Además, el oído de la mayoría de los animales es considerablemente más sensible que el humano, por lo que las explosiones de fuegos artificiales (que pueden emitir sonidos de hasta 190 decibelios, 110 a 115 decibelios por encima del rango de 75 a 80 decibelios, donde comienza el daño para el oído humano, que da lugar a tinnitus y pérdida de la audición) no sólo es proporcionalmente más perturbador, sino que puede afectar a este agudo sentido de los animales. La pirotecnia genera un nivel de ruido más alto que el de los disparos (140 decibelios) y el de algunos aviones jets (100 decibelios) (12).

El daño en el oído del animal si éste se encuentra físicamente cerca del lugar donde se detonan los petardos parece confirmarse en estudios previos realizados, en los que han evaluado la pérdida de audición irreversible en perros de caza sometidos frecuentemente al ruido de disparos próximos (16).

5. Otras consideraciones

Las personas que utilizan pirotecnia de manera descuidada o que la manipulan sin saber lo que están haciendo pueden acabar sufriendo accidentes mortales o mutilaciones. También pueden matar o mutilar a otros y provocar incendios (17).

Los fuegos artificiales, además de aterrorizar a los animales domésticos y a la vida silvestre, pueden asustar a niños y adultos. El ruido que generan puede causar angustia (especialmente porque suenan de manera similar a los disparos), tinnitus y sordera, o agravar un trastorno nervioso. Las personas epilépticas pueden experimentar convulsiones después de exhibiciones de fuegos artificiales (17). Resulta por tanto evidente que animales con patologías crónicas de este tipo e incluso con enfermedades cardiorrespiratorias podrían padecer el agravamiento de las mismas.

Por otra parte, y según palabras de Claudio Hunter Watts, coordinador terapéutico del Instituto San Martín de Porres (Buenos Aires, Argentina), “los estruendos de petardos son para las personas que padecen autismo lo más parecido a una catástrofe”. Watts considera necesario recalcar que para las personas con TEA (Trastornos del Espectro Autista) la pirotecnia es una verdadera tortura, ya que estas personas tienen la necesidad de un orden y regularidad, por lo cual los ruidos y gritos que alteran su ambiente les perturban en extremo, ya que se incrementa el nivel de cortisol en sangre y se ponen muy tensos, generando conductas estereotipadas, repetitivas y agresivas. El especialista llama a la sociedad a que restrinja al máximo el empleo de la pirotecnia pensando en las personas más vulnerables, y aspira a que el número de lesionados por petardos pueda reducirse alguna vez a cero (18). En este mismo sentido, algunos colectivos de padres de niños con autismo ya están haciendo campaña para que se acote el uso de los fuegos artificiales (19)

6. Referencias

  1. Camino García-Morato Fernández-Baíllo, Xavier Manteca Vilanova, Tomás Camps Morey, Sergio Tejedor Giménez, Marta Amat Grau. Problemas de miedo a ruidos fuertes en perros: desarrollo de las fobias, diagnóstico, tratamiento y novedades terapéuticas. Clinetovet (revista clínica de etología veterinaria), nº2
  2. Posicionamiento de la British Small Animal Veterinary Association (BSAVA) sobre la pirotecnia. https://www.bsava.com/resources/veterinary-resources/position-statements/fireworks
  3. Jason G. Goldman. How to Keep Your Dog Happy When Fireworks Go Off — Using Science! http://gizmodo.com/how-to-keep-your-dog-happy-when-fireworks-go-off-usi-1598830293
  4. Emily Blackwell BSc, Rachel Casey MRCVS and John Bradshaw PhD (University of Bristol). Firework fears and phobias in the domestic dog. RSPCA. https://www.rspca.org.uk/ImageLocator/LocateAsset?asset=document&assetId=1232713012401&mode=prd
  5. Linn Mari Storengen & Frode Lingaas. Noise sensitivity in 17 dog breeds: Prevalence, breed risk and correlation with fear in other situations. Applied Animal Behaviour Science, Volume 171, Pages 152–160. http://www.appliedanimalbehaviour.com/article/S0168-1591%2815%2900223-3/abstract?cc=y=ç
  6. Ragen T.S. McGowan. Why Are Dogs Scared of Fireworks? Purina website. https://www.purina.com/dogs/behavior-and-training/why-are-dogs-scared-of-fireworks-11-things-you-should-know
  7. María Virginia Ragau – Médica Veterinaria. Especialista en Etología Clínica. El miedo o la fobia de las mascotas a los fuegos artificiales. http://www.foyel.com/paginas/2011/12/1465/el_miedo_o_la_fobia_en_las_mascotas_a_los_fuegos_artificiales/
  8. Docteur Valérie DRAMARD, Veterinaria. Phobie des orages et des coups de feu chez le chien. https://www.vetopedia.fr/phobie-orages-coups-de-feu-chien/#.WLQUAfKTPs5
  9. Franzini de Souza CC, Maccariello CE, Dias DP, Almeida NA, Medeiros MA. Autonomic, endocrine and behavioural responses to thunder in laboratory and companion dogs. Physiol Behav. 2016 Dec 8; 169:208-215.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27939362
  10. Pirotecnia y sus consecuencias en los animales. Especismo Cero. http://www.especismocero.org/comunicado/134-pirotecnia-y-sus-consecuencias-en-los-animales
  11. Noticia diario SUR de Málaga sobre un perro muerto por un petardo. http://www.diariosur.es/malaga-capital/201512/29/pancho-murio-nochebuena-petardo-20151229214200.html
  12. Louise Thompson (Accredited Animal Behaviour Consultant). Fireworks Threaten Animals. http://www.friendsofthedog.co.za/fireworks-threaten-pets.html
  13. Melisa Tuya. Artículo en el diario 20 minutos. http://blogs.20minutos.es/animalesenadopcion/2016/01/03/abrid-los-ojos-al-sufrimiento-que-hay-tras-vuestra-diversion-con-petardos-y-bombetas/
  14. Dog lucky to survive firework terror. PDSA website. https://www.pdsa.org.uk/press-office/real-life-stories/dog-lucky-to-survive-firework-terror
  15. Independence Day Can Be Perilous for Pets. ASPCA. https://www.aspca.org/about-us/press-releases/independence-day-can-be-perilous-pets
  16. Aha Houpt (Mississippi State University). Hunting and hearing: MSU studies gun-noise effect on dogs. https://www.msstate.edu/newsroom/article/2002/06/hunting-and-hearing-msu-studies-gun-noise-effect-dogs/
  17. Effects of fireworks on people, animals and property. Queensland Government https://www.qld.gov.au/emergency/safety/explosives-fireworks/fireworks/effects-of-fireworks
  18. Artículo en Telefe Noticias sobre el impacto de la pirotecnia en personas con autismo: https://telefenoticias.com.ar/actualidad/la-pirotecnia-es-una-tortura-para-personas-con-autismo-y-tiene-el-impacto-de-una-catastrofe/
  19. Noticia en el diario El Liberal de Santiago sobre el posicionamiento de padres de niños con autismo en contra de la pirotecnia https://www.elliberal.com.ar/noticia/306164/fuerte-clamor-padres-ninos-autismo-contra-uso-pirotecnia-estas-fiestas

Compartir en...

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram
Ir arriba