Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas

Esta obra revolucionaria explora por qué en nuestra cultura nos mostramos tan dispuestos a comer algunos animales mientras que ni se nos pasa por la cabeza comernos a otros. Melanie Joy, psicóloga social, afirma que este fenómeno se explica por un proceso de negación. Hacemos caso omiso de los hechos: de la capacidad de conciencia de los animales, de su capacidad para sentir dolor, de las crueles prácticas ganaderas, de que no necesitamos comer carne y de que, por lo general, sin ella viviríamos más y mejor.

Traducida a diez idiomas, se ha convertido ya en un clásico del movimiento animalista y está cambiando la percepción que tenemos sobre los animales a miles de lectores en todo el planeta.

Un análisis absorbente sobre por qué los seres humanos sienten afecto y compasión por ciertos animales, pero son insensibles al sufrimiento de los demás.

Un libro que invita a reflexionar, lleno de sustancia y estilo, lectura obligada para cualquier persona interesada en saber qué comemos y por qué.

Ir arriba