Reproducir vídeo

La impactante movida para criminalizar la protesta no violenta

En 2002, el periodista de investigación Will Potter decidió tomar un descanso de su ritmo regular, y dejar de escribir sobre tiroteos y asesinatos para el Chicago Tribune.
Fue a ayudar a un grupo local que hace campaña contra la experimentación con animales: “Pensé que sería una forma segura de hacer algo positivo”, dice. En lugar de ello, fue detenido, y así empezó viaje actual a un mundo en el que la protesta pacífica se califica como terrorismo.

Compartir en...

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram
Ir arriba