Falacias

Falacias

Una falacia es un argumento que parece válido, pero no lo es.​​ Algunas falacias se cometen intencionalmente para persuadir o manipular a los demás, mientras que otras se cometen sin intención debido a descuidos o simple desconocimiento.

1. Necesitamos comer animales por salud

Es muy común creer que necesitamos comer animales para estar saludables, nutridos, fuertes, muchos médicos recomiendan el consumo de carnes, lo escuchamos en la televisión, en la familia, etc. Sin embargo las mayores organizaciones de nutricionistas del mundo, avalan la alimentación vegetariana estricta, es decir, no consumir ningún producto de origen animal. Algunas de ellas son: La Academia de Nutrición y Dietética de EEUU, una de las más grandes del mundo con más de 100.000 profesionales de la nutrición, dice que: Las dietas vegetarianas estrictas o veganas equilibradas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden aportar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planeadas son apropiadas durante todas las etapas del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez, vejez e incluso para atletas de alto rendimiento. Para más información leer el artículo completo con todas las organizaciones nutricionistas que avalan una dieta vegetariana

Para más información leer el artículo completo con todas las organizaciones nutricionistas que avalan una dieta vegetariana.

2. Comer animales es rico

La cuestión del gusto o sabor, es algo subjetivo, lo que a unos puede parecerles rico, a otros no y viceversa. Pero las cuestiones éticas no pueden verse alteradas por un gusto, un sabor o algo placentero, ya que la ética es objetiva, universal e imparcial, a diferencia de un gusto que claramente es personal, entonces el disfrute de un sabor, no puede justificar éticamente todo el sufrimiento y daño que se le causa a los animales, en otras palabras, para que disfrutemos de una comida con carne, alguien más tuvo que haber sufrido. Nadie puede preferir el disfrute de un sabor, antes que la propia vida, porque para poder disfrutar de un sabor, necesitamos estar vivos, por lo tanto, el interés de vivir, está por sobre el interés del disfrute, del gusto, del sabor, en conclusión, justificar el consumo de animales por su sabor es éticamente incorrecto porque estamos anteponiendo el disfrute de un sabor por sobre el interés primordial de la vida de un ser sintiente, y los animales no humanos no quieren sufrir, no quieren morir, quieren vivir sus vidas, al igual que nosotros las nuestras.

3. Comer animales es cultural

Efectivamente comer animales es cultural, es tradición, está muy arraigado en nuestra cultura, en nuestras costumbres, es cierto, pero… ¿que sea cultural, que sea tradición, que se venga realizando desde hace décadas, siglos o milenios, implica que sea éticamente correcto? que algo haya sido correcto o válido en el pasado, no quiere decir que hoy lo siga siendo, ya que las circunstancias muy probablemente no sean las mismas, la ética es una forma racional de reflexionar sobre aquello que afecta negativamente a alguien más. Por ejemplo, el humano viene asesinando a otros humanos, robando, violando, etc, desde hace miles de años, siguiendo ese razonamiento, entonces no deberíamos intentar evitar que se deje de asesinar a otros humanos, que se deje de robar o violar, ya que estas prácticas se vienen realizando hace milenios, pero… sabemos que eso no es así, porque si alguien roba o mata por ejemplo, está violando la regla de oro de la ética, y ¿cuál es la regla de oro de la ética?, “A priori, los intereses no deben ser frustrados”, o dicho de otra forma “no hagas a otro lo que no te gustaría que te hagan a tí”. Los intereses básicos que un humano tiene son, estar vivos, libres, y sin sufrir, por supuesto que somos seres muy complejos y tenemos muchísimos intereses más, los animales, como los perros, gatos, vacas, monos, gallinas, tigres, cerdos, leones, peces, etc, también tienen intereses, y curiosamente 3 de ellos son “estar vivos, libres y sin sufrir”, por lo tanto, si un humano frustra alguno de los intereses mencionados, está actuando éticamente incorrecto. En África y Asia, aún por cuestiones culturales y religiosas, se le amputa el clítoris a las mujeres, para que no puedan sentir placer sexual. En China se consumen perros, está bien visto y aceptado culturalmente, pero cuando la sociedad o una parte de ella repudia este tipo de hechos, quienes lo practican lo justifican diciendo que es cultural, y ¿a caso que sea cultural o tradicional, justifica ese accionar de forma ética? bueno ya pudimos ver que no es así, por eso necesitamos de la ética para analizar las morales, y ver cuales responden de forma coherente y racional, y para lo que justamente sirve la ética es para ver que tradiciones y culturas dentro de una sociedad son consideradas atrocidades que deben terminar y cuales son consideradas admirables hasta que incluso conviene fomentar.

4. Las plantas también son seres vivos

Sí, las plantas son seres vivos, es cierto, pero… la cuestión no pasa por si son seres vivos o no, sino más bien por si son seres sintientes o no, si pueden sufrir o disfrutar. El humano es ético, es el único animal ético, y la ética es el estudio racional de lo correcto o equívoco del comportamiento humano, dicho de otra forma, la ética es el estudio racional de la moral. La regla de oro de la ética es “a priori, los intereses no deben ser frustrados” o dicho de otra manera, “no hagas a otro, lo que no te gustaría que te hagan a tí” pero los únicos seres que pueden tener intereses, son los seres sintientes, las plantas no son seres sintientes, no tienen cerebro, ni conciencia, ni experiencias, ni mucho menos intereses, y solo puede haber sufrimiento o disfrute cuando hay intereses de por medio, por lo tanto no se puede dañar a una planta.

5. Las plantas también sienten

Primero debemos aclarar ¿qué es sentir? porque muchas veces se confunde con “reaccionar a estímulos”, y no es lo mismo. Sentir es “tener experiencias en una conciencia”, las experiencias pueden ser tanto positivas como negativas, generar en alguien experiencias positivas, se dice que es éticamente correcto, y generar en alguien experiencias negativas, se dice que es éticamente incorrecto, las experiencias generan intereses, y un ser sintiente busca alejarse de las experiencias negativas, y acercarse a las positivas, las experiencias únicamente se pueden almacenar en una conciencia, dicho de otra forma, quién no tenga conciencia no puede experimentar, por lo tanto no puede tener intereses, por ende no puede sufrir ni gozar, automáticamente pierde la capacidad de ser alguien y pasa a ser más bien algo con vida.

Un estímulo es una señal que genera una reacción en una célula, básicamente toda la materia que compone al universo reacciona a estímulos, por ejemplo: el agua reacciona a la temperatura, el metal reacciona al oxígeno, oxidándose, las flores reaccionan a la luz, abriéndose de día, y cerrándose por la noche, nuestras pupilas se dilatan cuando hay poca luz, y se encogen cuando hay mucha luz, esa también es una reacción a un estímulo, cuando el sol nos da en la piel, esta se pone roja, eso es otra reacción a un estímulo, y así hay infinidad de ejemplos. Como bien dijimos en un principio, la conciencia únicamente se almacena en el cerebro, y las experiencias sólo pueden existir en una conciencia, y el cerebro únicamente está presente en los seres vivos del reino animal, no nos olvidemos que los humanos también somos animales.

La botánica, que es la ciencia que estudia la estructura, las características y las propiedades del reino vegetal, ya demostró que no existe ningún ser vivo perteneciente al reino vegetal que presente cerebro, conciencia y experiencias, ni mucho menos intereses, por lo tanto, no pueden sufrir ni gozar, en otras palabras, no podemos causarle daño ni placer a algo que no presenta intereses ni experiencias, es por este motivo que no hay nada éticamente incorrecto en el consumo de vegetales.

Para ir cerrando la idea, vamos a mencionar un ejemplo sencillo: Si le pego a un perro, éste va a tener una experiencia negativa, y la próxima vez que quiera pegarle, el perro va a intentar escapar o defenderse, por el contrario, si yo le arranco una hoja a una planta, esto no genera ninguna experiencia ni positiva ni negativa en dicha planta, es por eso que la próxima vez que intente arrancarle una hoja, la planta no va a defenderse, ni intentar escapar, ni desarrollar un mecanismo de defensa, porque no hay intereses que defender, y como no hay intereses, no se puede perjudicar a nadie.

6. Necesitamos proteína de origen animal

Eso es un mito que está muy arraigado en la sociedad, tanto las proteínas animales, como las proteínas vegetales, están compuestas por una cadena de aminoácidos. Existen 22 aminoácidos que forman parte de las proteínas tanto animal como vegetal. Los aminoácidos son como “ladrillos” que forman a la proteína. Nuestro organismo no puede asimilar las proteínas sino sólo los aminoácidos, por lo que éste debe descomponer la proteína para extraerlos. El organismo no puede distinguir si estos aminoácidos provienen de proteínas de origen animal o de proteínas de origen vegetal. De los 22 aminoácidos, hay 10 que son esenciales, es decir que debemos obtenerlos mediante la ingesta de alimentos, y hay otros 12 que son no esenciales, es decir que nuestro propio organismo los produce. Estos 10 aminoácidos esenciales están presentes en las verduras, frutas, frutos secos, legumbres, cereales y semillas, por lo tanto, la necesidad de consumir proteína animal es solo un mito. Los múltiples estudios y evidencias científicas presentadas por las organizaciones de nutrición y dietéticas más reconocidas del mundo demuestran que se pueden suplir estos 10 aminoácidos esenciales ingiriendo productos de origen vegetal, siempre y cuando sea una dieta bien llevada y equilibrada.

7. Los demás animales también comen animales

Es cierto, algunos animales comen a otros animales, los carnívoros u omnívoros, como por ejemplo los leones, tigres, lobos, cerdos, humanos, etc, pero también hay animales herbívoros como por ejemplo el oso panda, el koala, la vaca, el elefante, el rinoceronte, la jirafa, el hipopótamo, la cebra, el caballo, el burro, la oveja, el canguro, la tortuga, el conejo, la liebre, etc.
La gran diferencia entre el humano y el resto de los animales, es justamente la capacidad de razonar, el elevado raciocinio da lugar a la ética, podemos tomar decisiones, comprender, reflexionar, diferenciar lo que está bien de lo que está mal, en base al sufrimiento o disfrute, etc.
Es curioso que considerando a los animales irracionales, y salvajes, lleguemos a imitarles en ciertos aspectos por pura conveniencia, y encima generalmente imitar a los animales violentos, pudiendo imitar a los pacíficos, podríamos imitar tranquilamente a una vaca, un elefante, un koala, una jirafa, pero elegimos imitar a un tigre, un león, o un leopardo. Imitar es por pura conveniencia, y… la Ética no consiste en imitar a otros (sean de la especie que sean), sino más bien en hacer lo éticamente correcto.

8. Una dieta vegetariana es más cara

Esto tiene 2 puntos a tratar, uno es el bolsillo de la persona que consume dichos productos, y después está el gasto de recursos para producir ya sea alimentos de origen animal o vegetal, empecemos por este último punto.

A los animales de granja, como vacas, cerdos, y gallinas que consumimos, se los alimenta con productos de origen vegetal durante meses y años, por lo tanto, ya con ese simple punto, demanda más recursos el consumo de carne que el consumo de vegetales, ¿porqué? bueno porque se producen cantidades enormes de vegetales durante meses y años (que por cierto, demanda un gasto enorme de agua) para alimentar al ganado que luego nos comemos en un par de días. Si no comiéramos animales, todos esos alimentos vegetales serían destinados a alimentarnos a nosotros, (eso es un punto a favor para erradicar la hambruna en el mundo)

Y respecto a si los alimentos de origen vegetal son más caros que los de origen animal, pues eso es muy relativo, por supuesto que hay productos caros, por cuestiones de poca demanda, o porque tienen mucha elaboración, pero de la misma forma hay productos de origen animal muy caros también, las legumbres rinden muchísimo y no son caras, los cereales también rinden mucho y tampoco son costosos, el arroz es muy rendidor y barato, la soja, las lentejas,
arvejas, etc, podemos llevar una alimentación barata tanto de origen animal, como de origen vegetal, pero lo cierto es que una dieta equilibrada de origen vegetal, va a ser siempre más sana, más amigable con el medioambiente y por sobre todas las cosas, éticamente más correcta.

9. Los animales están para servirnos

Esta frase generaliza, porque no utilizamos a todos los animales para nuestro beneficio, de hecho, defendemos y luchamos por los derechos de muchos animales, los principales animales que explotamos a nivel mundial son, vacas, cerdos, pollos, y peces, sin embargo en algunas partes del mundo se consumen también perros y gatos, pero acá no consumimos esos animales, hacer eso es considerada una atrocidad, de hecho, los cuidamos, defendemos y amamos, entonces… siguiendo este análisis, podemos comprender que en realidad los animales no están para ser comidos ni para servirnos, simplemente se nos enseñó eso, se nos inculcó, es una tradición, está muy arraigado en nuestra cultura, etc.

Además… ¿cuál es el criterio en el que nos basamos para decir que están para eso? bueno, nos basamos en que podemos comerlos, podemos cazarlos, pueden ser presas, pero… siguiendo ese criterio, nosotros también podemos ser presas, podemos ser cazados por un león, un tigre, un puma, un lobo, etc, y no por eso decimos que estamos acá para ser la comida de otro animal, la realidad es que estamos acá para vivir nuestras propias vidas, disfrutarlas y alejarnos del sufrimiento, y el resto de los animales también están acá en la tierra para vivir sus propias vidas, disfrutar de ellas y alejarse del sufrimiento.

10. Comer animales es una elección personal

Primero debemos definir a que nos referimos con “elección o decisión personal”. Una elección o decisión personal es aquélla que sólo involucra a quien la realiza y no afecta voluntaria ni involuntariamente a nadie más. Es cierto que en la sociedad que vivimos actualmente, uno puede elegir comer tanto animales, como vegetales, y no hay nada ni nadie que nos impida esa elección o decisión. Esto sucede por dos cuestiones, la primera es porque comer animales es legal y la segunda es porque no tenemos en cuenta los intereses de los animales, ningún animal quiere ser criado para que lo maltraten, exploten, hagan sufrir hasta morir, para luego terminar siendo comida de alguien más.

Para que quede más claro, pongamos un ejemplo bien simple: supongamos que alguien elige robarnos una pertenencia, vamos a intentar evitar que nos roben, por lo tanto aunque la otra persona haya elegido o decidido robarnos, no es “personal” porque su elección o decisión está afectando a terceros, en este caso a nosotros, afecta nuestros intereses, y con los animales sucede igual, comerlos no es una elección personal, porque hacerlo afecta los intereses de dichos animales, que sabemos que son, el interés de estar vivos, sanos, libres, lejos de sufrimiento etc.

11. Hay que comer de todo

Esto puede resultar un tanto confuso, en realidad hay que comer aquello que nos proporcione todos los nutrientes que necesitamos para estar bien nutridos. Está demostrado científicamente y avalado por las organizaciones de nutrición más reconocidas del mundo, que podemos llevar una alimentación vegetariana estricta (es decir, sin consumir ningún producto de origen animal) en todas las etapas de nuestra vida, que son: embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez, vejez e incluso para deportistas, siempre y cuando llevemos una alimentación equilibrada, a base de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales, y semillas.

12. Todos los extremos son malos y no comer animales es un extremo

¿Realmente todos los extremos son malos? el punto medio, o equilibrio ¿es siempre bueno o mejor que su extremo? veamos un ejemplos simple: Supongamos que podemos hacer lo que queremos con 20 perros, y elegimos maltratarlos, si los maltratamos a todos, eso sería un extremo, si no maltratamos a ninguno, eso sería otro extremo, y si decidimos maltratar a la mitad, eso sería el punto medio o equilibrio, y a simple vista se puede ver que lo ideal sería no maltratar a ninguno, lo cual es un extremo y de hecho es la acción ética más correcta, por lo tanto no siempre los extremos son malos, así como los puntos medios o equilibrio no siempre son buenos. 

Finalmente, vamos a resaltar algo muy curioso en esto, ya que matar a todas las vacas, cerdos, gallinas y peces que se crían para comer, es un extremo y no se lo considera algo malo, aunque se mata a alguien que quiere vivir, y encima de manera totalmente innecesaria, pero… a alguien que decide no hacer nada que le genere sufrimiento a los animales, si se lo considera como algo extremo y malo. No tiene mucha coherencia, ¿no es cierto?

13. Hay cosas más importantes que luchar por los derechos de los animales

Eso depende de cada persona, es bastante subjetivo lo que cada uno considera más importante o menos importante, igual así, desde una mirada ética, todas las injusticias, todas las opresiones, y todo lo que genere sufrimiento evitable, está en la misma línea horizontal, y ninguna es más o menos importante, simplemente son importantes, y lo correcto es un actuar ético legítimo. La lucha contra el racismo, la lucha contra el sexismo, contra el machismo, contra la homofobia, etc, son muy importantes también, pero no más ni menos importantes que otras luchas, siempre que una lucha busque terminar con la explotación, con el sufrimiento, con los opresores y oprimidos es totalmente válida independientemente de otras luchas, y en este caso, se lucha por los derechos de los animales no humanos, que tengan derecho a la vida, a la libertad y a la integridad tanto física como psíquica, que vivan sus vidas en paz, satisfaciendo sus intereses, lejos del sufrimiento y explotación.

14. Somos omnívoros

Es cierto, somos omnívoros, pero… ¿que es ser omnívoro? el omnivorismo se lo podría definir como un conjunto de características biológicas que poseen algunos animales, y dichas características permiten absorber nutrientes tanto de origen animal, como de origen vegetal, por lo tanto, que seamos omnívoros no implica que debamos comer carne o productos de origen animal, podemos no comer ningún alimento de origen animal, y estar muy bien nutridos, sanos, fuertes, etc. De hechos desde hace más de 40 años que está demostrado científicamente y avalado por las organizaciones de nutrición más reconocidas del mundo, que podemos llevar una alimentación vegetariana estricta (es decir, sin consumir ningún producto de origen animal) en todas las etapas de nuestra vida, que son: embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez, vejez e incluso para deportistas, siempre y cuando llevemos una alimentación equilibrada, a base de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales, y semillas.

15. Dios puso a los animales en la tierra para nosotros

En génesis 1 versículos 29 – 31 dice la palabra de Dios: “Yo les doy todas las semillas que dan las plantas en la superficie de la tierra, les doy los árboles que tienen frutos, y éste será su alimento, todas las bestias de la tierra, las aves de los cielos, y todo ser vivo que se mueva, comerá de las plantas verdes” y así fue, Dios vio que su plan era perfecto, y ese fue el sexto día. Además pensemos esto: Dios creó a los animales así tan perfectos como son, Dios creó “el bien” y “el disfrute” por lo tanto espera que sus animales estén bien y disfruten, y nosotros torturamos, lastimamos, explotamos, matamos y nos comemos a los animales, por lo tanto estamos creando el mal en ellos y haciéndolos sufrir, eso es todo lo contrario a lo que Dios quiere. No tendría sentido que Dios le de a los animales la capacidad de disfrutar para que nosotros los hagamos sufrir. Dios le dio a los animales la capacidad de disfrutar para que experimenten el bienestar, el disfrute, el placer, etc.
Finalmente me gustaría plantear la siguiente situación: supongamos que están Jesús y el diablo en una habitación con un cerdo, ¿quién mata al cerdo?.

16. La cadena alimenticia indica que debemos comer animales

En realidad la cadena alimenticia no nos indica lo que debemos hacer, sino más bien nos informa a través de que alimentos podemos obtener los nutrientes que necesitamos, pero…. eso no quiere decir que debamos hacer lo que la cadena alimenticia dice, de hecho si siguiéramos la cadena alimenticia al pie de la letra, deberíamos dejar que un león nos coma, ya que forma parte de su cadena alimenticia, deberíamos dejar que un parásito nos parasite, un mosquito nos chupe la sangre, etc, ya que todo eso también forma parte de la cadena alimenticia, pero que todo eso forme parte NO quiere decir que deba ser así, recordemos que el humano actúa en base a la ética, y no a una simple cadena alimenticia, además si la cadena alimenticia fuese algo único e imprescindible no existirían millones de personas vegetarianas en todo el mundo. Además hace más de 40 años que está demostrado científicamente y avalado por las organizaciones de nutrición más reconocidas del mundo que podemos llevar una alimentación vegetariana estricta (es decir, sin consumir ningún producto de origen animal) en todas las etapas de nuestra vida, que son: embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez, vejez e incluso para deportistas, siempre y cuando llevemos una alimentación equilibrada, a base de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales, y semillas.

17. Evolucionamos gracias al consumo de carne

En realidad eso no está demostrado, de hecho todas las hipótesis que dicen que evolucionamos por comer carne ya fueron refutadas. Por ejemplo: Animales de otras especies llevan millones de años comiendo carne y no han desarrollado una inteligencia similar a la nuestra. Por otra parte, si los humanos dejan de comer carne no reducen su inteligencia. La carencia de vitamina B12 afecta negativamente al cerebro. La vitamina B12, es producida por bacterias, y apenas está presente en la carne. Una alimentación sin productos de origen animal puede incorporar vitamina B12 mediante suplementos, los cuales son producidos por fermentación bacteriana.
El otro argumento más fuerte y sólido que se suele decir es que nuestros cerebros evolucionaron por consumir carne cocida, pero este argumento cae en una falacia conocida como “razonamiento circular”, es decir, se supone que nuestros cerebros se volvieron más inteligentes por comer carne cocida, pero para poder cocinar la carne, manipular el fuego, desarrollar herramientas que nos permitan hacer todo eso, nuestros cerebros tuvieron que evolucionar mucho previamente.
Actualmente una de las hipótesis más sólida sobre el desarrollo de la inteligencia humana es la “socialización”, de hecho los animales más inteligentes del mundo, son también los más sociables, cerdos, perros, elefantes, delfines, humanos, orangutanes, aunque también otra hipótesis dice que nuestra inteligencia se debió a la interacción entre las manos y el cerebro.

Por último es interesante aclarar algo: suponiendo que nuestro aumento de inteligencia hubiese sido gracias al consumo de carne, ese no sería un motivo justificable para continuar haciéndolo hoy en día, de hecho hace 800 mil años recurrimos al canibalismo, pero no por eso vamos a recurrir al mismo hoy en día. Lo que ayer era válido, hoy puede no serlo, y la ética no es imitación, no es continuidad, sino más bien reflexión racional.

18. ¿Que harías si estuvieses en una isla desierta y sólo hubiese animales para comer?

Antes de responder a este argumento, vamos a plantear lo siguiente: ¿Qué harías si vivieras en un mundo donde tuvieses acceso a frutas, verduras, cereales, legumbres, semillas, frutos secos, pudiendo cubrir todas tus necesidades nutricionales, y además te enteraras que los animales son individuos que sienten, disfrutan, sufren y que sus intereses principales son vivir, disfrutar y evitar el sufrimiento? La diferencia entre los dos planteos, es que el de la isla desierta es prácticamente imposible que sucede, es improbable, es hipotético, mientras que el segundo planteo es real, está pasando, tenemos acceso a todo tipo de productos de origen vegetal, pudiendo así suplir todas nuestras necesidades nutricionales, tenemos fruterías, verdulerías, productos vegetarianos industrializados, no necesitamos comer animales ni nada que provenga de ellos, y los animales efectivamente sienten, y quieren vivir sus vidas libremente, no quieren sufrir, ni ser asesinados, por esas razones lo mejor sería plantearnos el segundo caso. ¿Podemos vivir sin usar, explotar, lastimar y asesinar a los animales? Si!, entonces…. ¿porqué no hacerlo?

19. Somos superiores al resto de las especies animales

Somos superiores al resto de los animales, es cierto, pero… ¿en qué? la superioridad absoluta no existe. Todos los animales son superiores a otros en algo, en algún aspecto, y al mismo tiempo son inferiores en otros aspectos. Por ejemplo, no podemos volar y un águila Sí, por lo tanto el águila en ese aspecto es superior a nosotros, la vista que tienen también es por lejos superior a la nuestra, un felino puede ver muy bien en la oscuridad, mientras que nosotros tenemos una visión nocturna muy débil, un murciélago puede emitir sonidos para localizar objetos, y así poder esquivarlos sin ver, a esto se lo conoce como “biosonar”, y es una característica que los humanos no poseemos, en ese aspecto los murciélagos son superiores a nosotros. Por lo tanto con estos ejemplos podemos ver claramente que la superioridad general no existe, lo que existe es la superioridad en relación a algo y no a un todo.
El humano claramente es superior al resto de los animales en términos intelectuales, podemos razonar a niveles muy elevados, reflexionar, crear un lenguaje, pensamiento abstracto, establecer lo que está bien de lo que está mal en base a la ética que justamente es racional, etc, pero…. que seamos superiores al resto de los animales en todos esos aspectos, no quiere decir que debamos o que sea correcto que los explotemos, los hagamos sufrir, los asesinemos y comamos, de hecho, esas características que poseemos que nos hacen superiores al resto de los animales, hacen que podamos elegir no explotarles, no hacerles sufrir ni matarles.

20. Es legal asesinar y comer animales

Es cierto, comer animales es legal, pero que sea legal, no quiere decir que sea correcto, las leyes no son perfectas, si lo fuesen, no deberían ser modificables, ya que si son modificables es porque no son perfectas, por ejemplo: hace 100 años era legal comprar y vender humanos negros, pero ya no lo es, las leyes fueron sufriendo modificaciones en base a nuestro criterio moral y ético, las leyes
reflejan la moral de la mayoría de las personas, si la mayoría considera correcto esclavizar humanos negros, entonces habrá leyes que permitan esclavizar personas negras. Actualmente sucede que la mayoría considera correcto comer animales, entonces por esa razón hay leyes que hacen legal el consumo de animales, pero… hay países donde es legal comer perros por ejemplo, y sin embargo la mayoría de la gente que considera correcto la legalidad de consumir cerdos, gallinas, peces y vacas, al mismo tiempo consideran incorrecto que se consuman perros aunque sea legal, entonces… cuál es nuestro criterio ético a la hora de considerar correcto algo legal e incorrecto otra cuestión legal? en realidad no hay ningún criterio ético válido para justificarse en estos casos, lo que sí hay, es una “doble moral” que es un criterio que arbitrariamente la persona elige cuando aplica y cuando no, por ejemplo….. “está bien comer cerdos, si es legal, pero… está mal comer perros aunque sea legal” en resumen, no importa si es legal o no lo es, lo importante es ver si es éticamente correcto o no.

Ir arriba